Sitiando al lenguaje

dereck blanco sitiado

Cuando somos “comunicadores sociales” tenemos que ser IMPECABLES. Aquí no hay término medio o discusión posible que valga. O lo haces bien ¡o no hagas un carajo!

¿Recuerdan el reciente caso de la periodista a la que se le olvidó el nombre del Maestro Abreu y dijo que se murió… ¡porque se murió!?

Bueno, ese caso sí que causó revuelo en las redes, y hasta memes se hicieron. Incluso la muchacha tuvo que pedir disculpas públicamente…

¿Y por qué coño nadie pide disculpas por la cagada que veremos a continuación? ¿Que se queden impune los errores ortográficos entonces?

¿Es que acaso los errores ortográficos son menos importantes que los errores de dicción o de memoria de un presentador televisivo?

¡Pues no! Me niego a aceptar que esto sea así.

Me encantaría ver una disculpa pública de esta burrada. Dereck, ¿qué te pasó? Yo sabía que tú, Dereck, no vas bien con el inglés… coño, ¿pero ahora tampoco con el español? ¿No es como que mucho?

Y no caigamos nuevamente en la maldita excusa de que “el diccionario del teléfono se la jugó”, o “por la premura del momento no se percató”, o que “sólo es una C por una S”, porque… ¿entonces qué? Escribamos todos como asnos, y que no pase nada, ¿no? ¿Es así? ¿Es esta la excusa que me van a esgrimir los defensores de Dereck?

¿Qué opinas tú, querido lector? ¿Qué se merece Dereck Blanco por esta perla?

dereck blanco sitiado

Sitiado, da

Del part. de sitiar.

1. adj. Dicho de una persona: Cercada para apresarla o rendir su voluntad. U. t. c. s.

Sitiar

Del b. lat. situare, y este der. del lat. situs ‘sitio, posición’.

Conjug. c. anunciar.

1. tr. Cercar un lugar, especialmente una fortaleza para intentar apoderarse de ella.

2. tr. Cercar a alguien cerrando todas las salidas para apresarlo o rendir su voluntad.

@gordonesroo
@gordonesroo
Bloguero, Social Media Manager, Diseñador Web, Consultor en Marketing Digital y Emprendedor. Fanático de la tecnología, adicto a la información, maniático con la ortografía y WordPress Lover. Mis escritos siempre llevan mi opinión personal, mezclado con humor negro, sátira, sarcasmo... ¡y siempre libre de eufemismos!