¿Por qué me alejé de Herbalife?

Es justo y necesario que escriba acerca de este tema. Muchos de mis seguidores en las redes sociales sabían que yo estaba en “la secta de la matica verde”, pero de un tiempo para acá dejé “la ladilla” y la intensidad con el PIERDA PESO AHORA, PREGÚNTEME CÓMO.

Debo aclarar aquí que no tengo nada malo que decir de Herbalife ni de sus productos. ¡No señor! El MLM o Multinivel es un excelente negocio, que recomiendo si vives en un país que NO SEA Venezuela.

Lo malo, como todo en la vida, es LA GENTE. Esa fue mi mala experiencia, mi decepción y lo que me desencantó de un excelente negocio.

Pero vamos por partes. Les voy a echar el cuento. Ustedes saben que yo doy todos los detalles sin pelos en la lengua.

No sé si conoces algo de Herbalife. Ya he escrito en mis blogs bastante del tema y no me voy a extender con eso otra vez. Lo cierto es que me cansé de la hipocresía de los que se hacen llamar “líderes” dentro de la organización aquí en Venezuela.

Como cualquier negocio, empiezas de cero, sin saber nada, y a tu alrededor tienes gente que tiene más tiempo que tú, por lo tanto “se supone” que ellos deberían saber más que tú y deberían ser tus guías naturales… pero en mi caso me di cuenta que no era así. Como todo en la vida, siempre vas a escuchar muchas versiones de todo. Hay que tener mucho discernimiento para saber a quiénes escuchar y a quiénes no.

Lo cierto del caso es que, al ser Herbalife un negocio de multinivel, tus ganancias dependerán de las personas que se encuentren “por debajo de ti”, por lo que a las personas que están “por encima de ti” SE SUPONE que les debría interesar que uno aprenda… Y APRENDA BIEN. Pero no fue mi caso. Me tocó aprender por mi cuenta. Y no sé si es por la jodida economía de Venezuela, o porque el venezolano es un “vivo de mierda”, pero lo cierto del caso es que si ingresas a Herbalife, entiendes el negocio y demuestras GANAS DE INVERTIR, tus “superiores” ascendentes estarán sobre ti como mosca a la mierda. Te llamarán, te buscarán, te perseguirán y no te dejarán ni dormir hasta que “avances al siguiente nivel” (aportando platica, claro está). Y eso no está mal, hasta cierto punto. No me malinterpretes. En todo negocio es necesario invertir, pero ese no es el tema ni es el motivo de mi desencanto.

Es que los herbalifos también son ladillas para que “inviertas con ellos”, no sólo para venderte algo. Cosa en la que nunca estuve ni estaré de acuerdo.

Herbalife 2

Lo malo comienza cuando la actitud de esos “líderes” cambia contigo porque o ya invertiste (y lograron lo que querían) o no invertiste (y ven que no lo vas a hacer). Es decir, la emoción les dura en el momento que inviertes o vendes bien. Pero en el momento que NO LES GENERAS INGRESOS por regalías (la principal forma de ganancia del negocio de Herbalife) ya no les sirves, no te prestan atención, no te llaman, no te buscan y hasta te ignoran.

Personalmente conocí a gente que eran LITERALMENTE como Krusty, el payaso de Los Simpsons, que en tarima te mostraban una cara, una sonrisa y un ímpetu gigantesco, pero al bajarse de allí y estar a tu altura, te miraban por encima del hombro, te ignoraban y ni te saludaban.

¿Y saben qué? Yo me harté de tanta vaciedad, de tanto engaño y de tanta mentira.

Repito: el negocio es bueno, los productos son los mejores y el esquema de ganancias es excelente, lo malo es el ambiente en el que te tienes que codear. Y yo me cansé. Realmente uno de los motivos por los que me alejé del mundo corporativo para ser emprendedor y mi propio jefe fue precisamente eso: alejarme de personas negativas, que te tratan por interés o intentan utilizarte para sacar algún provecho de ti. Eso no va conmigo, ni en Herbalife ni en ninguna relación comercial.

Sumado a esto, y no menos importante, está el factor de nuestra economía. TODOS los productos de Herbalife son importados por lo que sus precios están POR LAS NUBES. Y aunque recientemente abrieron una planta en Venezuela, igual importan la materia prima, que luego envasan aquí, ¡o sea! No engañen a la gente diciendo que los productos son hechos en Venezuela, por favor.

Aunque los herbalifos me digan que ESTAMOS EN EL MEJOR MOMENTO, que me escuche 20 CDs de Jim Rhon, o que “no me distraiga con el ruido de los demás”, tienen que saber que una merengada es incomprable para un mortal que gana sueldo mínimo. (De hecho, una merengada cuesta casi un sueldo mínimo… y subiendo).

Y en los clubes de nutrición ya no es negocio desayunar cuando una comida allí te cuesta el triple de una empanada y un jugo. ¡Y no me hablen de que es más saludable el batido y el té que la empanada, porque yo lo sé! El problema es que o me gasto todos los reales en MI DESAYUNO HERBAL o lo rindo para mí, y la merienda de mis dos hijos en el colegio. Esa es la realidad, queridos herbalifos. Herbalife es un negocio BRUTAL para hacerlo fuera de Venezuela, en donde la inflación no te hace incomprable los productos y en donde la gente normal puede probar los productos e incluirlos en su dieta por un tiempo bastante largo sin afectar su presupuesto.

Es así. Si tú que lees esto, estás en el negocio recién comenzando, ya sabes lo que te espera: cuando vayas a invertir te van a querer más que a un hijo mongólico… una vez que dejes de hacerlo o bajen tus ventas, pasarás de moda así como Leopoldo López, que ya nadie ni lo recuerda.

Y si ya eres viejo en el negocio, probablemente seas una de esas ladillas interesadas y fastidiosas. Error, mi querido herbalifo. Tanto escuchar a Jim Rhon no te ha servido de nada para entender que si quieres ser un buen líder TIENES QUE SER GENUINO. ¡A la gente NO SE LA UTILIZA!

Herbalife 3

En vista de la economía del país, y del pésimo “liderazgo” de los mamarrachos que estaban “por encima de mí”, decidí enfocarme de nuevo al 100% a mi negocio digital, las redes sociales, los blogs, páginas web y asesorías en Social Media. Y me va mucho mejor que con Herbalife. Me rodeo de quien quiero, le digo NO al que me dé la gana, escojo a mis clientes y puedo ser muy selectivo a la hora de conformar mi equipo de trabajo y/o colaboradores, sin engañarlos con cuentos raros ni explotándolos para mi beneficio.

Nunca me gustó acosar a nadie para que invirtiera, vendiera o pagara. Siempre fui claro con mis socios de negocio y mis clientes. Tal vez por eso fracasé en Herbalife, porque NO LE PINTÉ PAJARITOS PREÑADOS A NADIE.

Yo, por mi parte, conocí pocas (poquísimas) personas chéveres en Herbalife, y además aprendí a poner en práctica en mis negocios actuales muchas de las enseñanzas empresariales y financieras (no de liderazgo, evidentemente) que obtuve allí. Y tampoco me cierro definitivamente al negocio herbal. Tal vez si la economía del país mejora o me voy del país, vuelva a ponerme mi chapa en el pecho. De resto, no.

Lamentablemente lo mismo sucede con Amway, y con muchas otras empresas de esquema multinivel que andan por allí (de oro, de turismo, de saldo de celulares, de clics en anuncios, de Internet, etc.): el venezolano se vuelve un loco enfermizo en este tipo de negocios (me imagino que por su peladera de bola) y son capaces de inventar cualquier cosa para que te “enganches” con ellos.

No digo que no se gane plata, de hecho, yo gané hasta dólares, pero no es TAN FÁCIL como te lo plantean. Te tienes que partir el culo para ganar plata. Y al final yo preferí partirme el culo por mi negocio, sin tener a nadie ladillándome todo el día para que hiciera algo (o que no me ayudara a cómo hacerlo mejor).

Gracias por nada, herbalifos.

PD: Fernando ‘Nani’ Rancel, si por casualidad llegas a leer esto, te invito (o mejor, invítame tú, ya que tienes más plata que yo) a sentarnos a conversar. Creo que tú eres el PRINCIPAL interesado en que los “lideruchos” que están por debajo de ti hagan las cosas bien…

Herbalife 4

@gordonesroo
@gordonesroo
Bloguero, Social Media Manager, Diseñador Web, Consultor en Marketing Digital y Emprendedor. Fanático de la tecnología, adicto a la información, maniático con la ortografía y WordPress Lover. Mis escritos siempre llevan mi opinión personal, mezclado con humor negro, sátira, sarcasmo... ¡y siempre libre de eufemismos!