Por qué NO debes contratar a Hosting SSi

la estafa de hosting ssi
Web Hosting

¿Por qué ya no recomiendo Hosting SSi?

Si andas buscando un hosting para la página web de tu emprendimiento, negocio, o algún otro proyecto digital, y te encuentras en Venezuela, te lo tengo que decir: Hosting SSi NO ES la opción que te recomiendo.

¿Por qué Hosting SSi no es una buena opción de hosting en Venezuela?

Empecemos por el principio. Si estuviéramos en el 2014 o 2015, y mi hicieras la pregunta: “¿Qué tal es Hosting SSi?”, yo te diría con los ojos cerrados (como de hecho, muchas veces hice): ¡Contrátalos, son los mejores!

Pero eso cambió. Ya no es así.

Desde principios del 2016 Hosting SSi pasó de ser, según mi opinión, de una de las mejores alternativas en servicio de hospedaje web en Venezuela a LA PEOR, o por lo menos una de las peorcitas. Y esto es lamentable (sobre todo si tienes tu web alojada allí).

Les voy a relatar mi experiencia con Hosting SSi, y los motivos por los cuales NO TE LOS RECOMIENDO. Presta atención…

Para bien o para mal, yo soy de la época en la que en Venezuela se ofrecía buen servicio A TODO NIVEL. Me formé profesionalmente en empresas con altos estándares de calidad y servicio, lo cual, a su vez, me convirtió en un cliente con los mismos altos estándares: yo SIEMPRE espero y esperaré un servicio y una atención impecables. ¿Por qué? Porque como prestador de servicios que también soy, sé que la gente acude a uno porque NECESITA lo que uno ofrece, y esa confianza debe ser retribuida. ¿Y por qué como cliente espero lo mejor? ¡Porque estoy pagando! No estoy pidiendo un favor, ni pidiendo limosnas; estoy dándole MI DINERO a una empresa, marca o producto, a cambio de algo, y lo mínimo que espero es que me dé lo que me promete.

Esa, en resumidas cuentas, es mi filosofía acerca del servicio.

Pues bien, así las cosas, en el 2014 y 2015 estuve vagando, rebotando de empresa en empresa, buscando una que me ofreciera buen servicio de hosting en el país. Y créanme: ¡probé muchas! Conocí a Iguana Hosting, a eHosting, a Caracas Hosting, a Venezuela Hosting, por sólo mencionar las más reconocidas y nombradas. Y de hosting en el exterior, probé GoDaddy, DreamHost, HostGator, WebEmpresa, SiteGround y BlueHost, entre otras que también he conocido. Así que de hosting y SERVICIO sé un poquito.

Yo soy de los clientes que razona así: Si tus precios son “caros” (o altos, respecto a otros similares que prestan tu mismo servicio), es porque seguramente tú debes ofrecerme algo que los demás no me dan… ¿Y qué puede ser eso? ¡SERVICIO Y ATENCIÓN AL CLIENTE! Por supuesto… porque si no, ¿qué sentido tiene pagar más por el mismo servicio mediocre que ofrecen los demás?

Y bueno, luego de tanto probar empresas de hosting en el país (una peor que la otra en lo que a respuestas y servicio técnico se refiere) di con Hosting SSi. Me parecieron un poco altos sus precios, pero algo me enganchó: ofrecían hosting GRATIS a organizaciones sin fines de lucro, ONGs y pequeños emprendimientos emergentes que no tuvieran recursos para pagar el hospedaje web. Cuando llamé para indagar más acerca de esto, su nivel de explicación y atención fue tan alto, ameno y afable, que me dije: ¡Probemos! Y así fue. Migré algunas páginas de algunos clientes que tenía en ese momento a Hosting SSi, aproveché eso del “hosting altruista” que ellos ofrecían, y empecé mi andar con ellos. De hecho, a muchos emprendedores, diseñadores web, colegas y dueños de empresas les recomendé Hosting SSi. ¡Y me hicieron caso!

Más de una vez tuve inconvenientes normales que se tienen con el hospedaje web: la página lenta, un plugin que da error, un respaldo que no carga, un acceso que no abre, etc. Y todos SIEMPRE fueron resueltos de forma inmediata, diligente, amable y superando mis expectativas. ¡Hasta los sábados y domingos me atendían! Yo estaba maravillado con su servicio, la verdad. Ciertamente era 24/7/365.

Pero las cosas cambian. “Lo alabado sale cagado”, como dice el viejo refrán.

A partir del 2016 empezaron a decaer. Todo empezó con unas páginas caídas de mis clientes. Yo desesperando llamaba a soporte, ¡y nada! No respondían, ni teléfonos ni correos. Yo creaba tickets soporte en su web, ¡y tampoco! Hasta que me lo confesaron luego de más de 20 llamadas infructuosas: “Al parecer tuvieron un inconveniente con una página fraudulenta (o qué se yo) alojada en sus servidores, lo que generó una intervención del SEBIN y el CICPC, los cuales llegaron a sus instalaciones y procedieron a llevarse los discos duros de varios servidores, ocasionando la CAÍDA TOTAL de cientos de páginas web alojadas en esos servidores”. ¿Qué tal? ¡Sólo en Venezuela! (Después me enteré de que esto era un cuento chino, pero sigue leyendo más adelante, para que te enteres).

Lo cierto del caso es que yo sufrí PÉRDIDA TOTAL de 2 páginas web, y parcial de otras 3, a las que tuve que restaurar con mis copias de seguridad, ya que ellos no las tenían.

Y de esas páginas que perdí totalmente, ¿cuál fue la respuesta de Hosting SSi? “Lo lamentamos mucho, pero nosotros no tenemos los discos duros y no podemos solventarle la situación”

O sea, se perdió no sólo mi tiempo, mis “horas nalga” sentado diseñando y diagramando las mencionadas páginas web, sino que la data que allí había (datos de clientes, registros, base de datos, suscripciones, etc.) también se perdió. ¡Y la tranquilidad de la respuesta de Hosting SSi fue lo más asombroso de todo!

Con toda la arrechera y vergüenza del mundo tuve que DARLE LA CARA A MIS CLIENTES, y explicarles que sus páginas web se habían perdido por el problema arriba relatado, y tuve que retrabajar. ¿Quién perdió allí? Yo, porque Hosting SSi ni pendiente.

A partir de allí empezó su lamentable racha de mala atención, mal servicio, intermitencia de servidores, irregularidad en respuestas telefónicas, lentitud en responder tickets soporte, y lo más grave aún: servicio web caído.

Mis clientes continuaban quejándose a lo largo del 2016, y hubo varios que decidieron migrar a hosting fuera del país y en dólares… pero estamos en Venezuela, y todos sabemos que conseguir dólares es una tarea titánica. En fin. Yo ya estaba sumamente preocupado y mirando también otras opciones de hosting…

Llegó el 2017, renové mis páginas web personales, (con recelo y resignación) y mis clientes hicieron lo mismo. Y la cosa cada vez peor. Servicio caído, respuestas tardías, los fines de semana ya no respondían… ¡un caos! Los mismos males por los que había decidido cambiarme de otras empresas. Es cierto que Hosting SSi renovó su sitio web y lo hizo más dinámico y visiblemente más atractivo, pero, ¿de qué sirve tener una página web bonita si lo que está detrás, QUE ES EL SERVICIO, no sirve?

Y ni hablar de los aumentos de sus tarifas. Es cierto que el dólar sube a diario, que todos los servicios relacionados con tecnología son cotizados en dólares, y la inflación nos afecta a TODOS, pero es una total FALTA DE RESPETO subir tus tarifas cuando tu servicio está desmejorando. ¡Por favor!

De hecho, tengo un caso de un cliente que además de sufrir los duros incrementos de sus tarifas de hospedaje web, cada vez que renueva su servicio, ¡SU PÁGINA SE CAE! Esto es una vaina increíble: te pago, caro, ¿y de paso el servicio se cae? ¿A qué juegan?

Pero, nuevamente, ¿POR QUÉ NO TE RECOMIENDO USAR LOS SERVICIOS DE HOSTING SSi?

Yo como cliente incluso puedo soportar que tengas fallas en tu servicio y que tu calidad sea baja, siempre y cuando me des una explicación y tus argumentos sean convincentes. Pero si tu servicio es malo, y de paso NO ESCUCHAS mi queja o sugerencia, para mí ESTÁS MUERTO como empresa de servicio. Y esto aplica para el servicio o producto que sea: desde una empresa de hosting, hasta un tarantín que vende empanadas en la calle.

Lo cierto del caso es que yo, en vista de no obtener respuesta por los canales oficiales de la empresa (correo o ticket soporte) acerca de las caídas constantes de su servicio, y que ya no tenía qué más decirle a mis clientes, recomendados y allegados que (lamentablemente) tienen sus webs hospedadas en Hosting SSi, procedí a hacer lo que comúnmente hacemos en el hiperconectado siglo XXI: quejarnos y llamar la atención por las redes.

Así que empecé a manifestar por Twitter mi inconformidad con su servicio, con la ausencia de respuesta y el total mutismo en el que se mantienen. Pueden ver algunos de mis tweets a continuación:

¿Y saben qué generó esto?

Que el mismísimo Ramphy Rojas (supuesto dueño de Hosting SSi) me llamara por teléfono.

Gesto que se agradece, pero que lamentablemente sólo sirvió para confirmar lo que les vengo diciendo en este post:

NO CONTRATEN LOS SERVICIOS DE HOSTING SSi

Y si están allí, múdense cuanto antes, porque puede ser peor el daño, pierdan sus datos, páginas web, o hasta dañen su integridad personal.

¿Por qué hablo de la integridad personal?

Bueno, resulta que el señor Ramphy Rojas me llamó luego de mis tweets para preguntarme qué era lo que me pasaba, ya que notaban que yo estaba algo “ofuscado o molesto” con ellos. (o sea, mamagüevo, ¿llamas a un cliente molesto y no estás enterado de su caso?). En la llamada descargué mis argumentos, planteé mi descontento, señalé cuáles páginas tenía caídas y exigí una pronta restitución del servicio, siempre dentro del marco del respeto, porque puedo ser muy hijo de puta con mi carácter y mi tono de voz, pero puedo hablar con palabras respetuosas hasta que sea mi interlocutor el que se pase de la raya.

¿Saben cuál fue la respuesta?

“Que ellos estaban haciendo cambios en sus servidores (no sé si mejorando los que tienen, o cambiándolos porque se les dañaron), y que debido a eso tenían varias páginas fuera de línea. Que yo debía tener paciencia, y quedarme quieto, porque ellos estaban trabajando en ello.”

¿Trabajando en ello? O sea, no responden por teléfono, por correo, por ticket de soporte, ¿y sólo me llaman porque envié algunos tweets manifestando mi molestia? ¿Eso es trabajar? ¿No tener una atención al cliente proactiva es trabajar?

A lo que el señor Ramphy Rojas respondió: “Yo no sé cuál sea tu intención con los tweets que estás enviando; lo que sí sabemos es que si nos quieres perjudicar como empresa, nosotros tenemos todos tus datos: sabemos qué edad tienes, que eres divorciado, dónde vives, dónde viven tus hijas, y en qué ámbito te mueves… evítate un problema mayor con nosotros, tú sabes a qué me refiero… Nos estás faltando el respeto con eso que escribes en las redes sociales, y eso puede ser peor para ti. Nosotros le echamos bolas al país y no vamos a permitir que nadie nos perjudique, sea quien sea.”

Yo no creía lo que escuchaba. A lo que le respondí: “No sé si tú eres abogado, pero te recuerdo que yo aquí soy el débil jurídico, yo soy sólo un individuo, un pobre güevón, pues; y ustedes son una “gran corporación”, así que tendrían que demostrar ante un juez que yo “los quiero perjudicar y los estoy acosando como empresa”. Lamento que su empresa se haya venido a menos, que ya no ofrezcan el buen servicio que ofrecían antes, pero los clientes estamos pagando y exigimos una respuesta, una explicación. Ustedes ni un comunicado oficial por correo han emitido; porque si me envían un correo en el que indiquen que “tienen una situación técnica” con sus servidores, pero que pronto va a estar restablecido, yo como cliente me quedo tranquilo, no hago ruido, y decido si espero o migro”.

¡Pero no! Para Hosting SSi, para Ramphy Rojas, es más fácil amenazarme a mí y a mis hijas, que resolver el peo técnico que tienen y dar la cara a sus clientes. ¡QUÉ BOLAS TIENEN ESTOS TIPOS!

De hecho, hasta me dijo en tono amenazante el tal Ramphy Rojas: “Tú tienes uno de nuestros servicios gratuitos, ¿te vas a quejar? Agradece que tengas esos beneficios y quédate callado. No tienes por qué perjudicarnos”.

Lo que confirmó mi teoría de que “Nada es gratis en la vida”. O sea, como me ofreces un servicio “gratuito”, ¿tengo que calarme que sea malo, se caiga, sea lento y no me atiendas oportunamente? ¡¿Y de paso me llames para amenazarme?!

¡Vayan a cagar, ineptos de Hosting SSi!

Hago responsable de cualquier cosa que pueda pasarme a mí y a mis hijas a Ramphy Rojas. Ya me amenazaste, utilizaste mis datos privados, suministrados a tu empresa, para AMEDRENTARME y para que me quedara callado por las redes sociales, pero no contabas con algo: ¡Más gente se sumó a mi queja y petición de restablecimiento de servicio y explicación de ausencia del mismo! Vean:

¿Qué tal?

Y es que hasta tuvo el tupé de decirme: “Tú sabes que nuestro servicio en Hosting SSi no es malo, ¡es bueno! Así que lo que estás diciendo en las redes es mentira.”

Y te lo voy a plantear así, mi querido “CEO” de Hosting SSi: Si tu empresa vende donuts, y no tienes donuts en el menú, ¿es bueno tu servicio?

Si tu empresa vende campamentos para la Gran Sabana, pero ya no tienen rutas para la Gran Sabana, sino para Cumaná y Puerto la Cruz, ¿tu empresa tiene credibilidad?

Si tu empresa vende pollo en brasas, y no tiene pollos en el menú, ¿eso es dar buen servicio?

Si tu empresa se llama Hosting SSi, pero el hosting está caído, funciona irregularmente (muy frecuentemente, de un tiempo para acá) y no das respuestas rápidas y oportunas, ¿ES UN BUEN SERVICIO? ¿ES UNA BUENA EMPRESA? ¿TIENE CREDIBILIDAD? ¿DEBEMOS CONFIAR EN ELLA Y SEGUIR ALLÍ?

No sé cuál sea la respuesta de los lectores de mi blog, ni tu respuesta, Ramphy Rojas (sé que leerás esto, y más de una vez), pero en lo que a mí respecta NO. Ni Hosting SSi es bueno, ni son confiables, ni son recomendables.

De hecho, Ramphy Rojas, cuando me dijiste por teléfono: “Es que tú eres un cliente muy difícil, inconforme e intransigente”, se te olvidó algo: Tú estás ofreciendo un servicio, y lo debes cumplir SÍ O SÍ. En lo que a Atención al Cliente y Calidad se refiere (así, con mayúsculas) no hay medias tintas: Uno no puede ofrecer un servicio “más o menos bueno”, o un producto “más o menos aceptable”. O se da un buen servicio, ¡o mejor no se da un carajo!

Hablemos del #Servicio. Algo tan elemental como el servicio no lo puedes dejar “a la ligera”. Tu negocio depende de tus clientes, y tus clientes MERECEN un buen servicio. ¿Por qué? ¡Porque son los que pagan tu sueldo! Son los que te dan de comer. Así de sencillo. No es un tema de que “el cliente siempre tiene la razón”, porque esto es totalmente debatible; el tema es que tus clientes NECESITAN una respuesta, un buen trato, una solución a sus inquietudes, dudas y sugerencias… Y si no te gusta dar buen servicio, mi amigo, ¡cierre ese negocio! y búsquese un trabajo de obrero en el que la relación y el contacto con la gente sea mínima. Esto lo digo a propósito de que hay muchas empresas en #Venezuela que se creen que te están haciendo un favor. ¡NO! Me estás prestando un servicio, y si te reclamo o me quejo, como tu cliente que soy, debes responderme, ¡y diligentemente! Es así… #AtenciónAlCliente #MalServicio #Tips #Ventas #Empresas #Negocios #ElEternoInconforme #Emprendimientos #Emprendedores

Una publicación compartida de Roosevelt Gordones (@gordonesroo) el

Y lamento enormemente que Hosting SSi ya no sea lo que era antes. Pero lamento mucho más aún que mi credibilidad y reputación profesional ante mis clientes esté en juego por culpa de ellos y de su total falta de tacto para tratar con clientes molestos y no saber solventar este tipo de crisis en redes sociales.

En vista de todo esto decidí migrar mis páginas web personales, y ahora le recomiendo a todos mis clientes que todavía están hospedados allí que busquen otras opciones. (Ya estoy preparando un post detallado de las opciones de hosting que yo recomiendo, todas fuera del país).

Y cuando me pregunten: ¿Qué empresa de hosting en Venezuela me recomiendas? ¿Es buena Hosting SSi? (Que siempre me lo preguntan en mis cursos de WordPress, por cierto).

Mi respuesta será un rotundo NO. Ni de vaina se les ocurra contratar a Hosting SSi.

Repito: Hago responsables a Hosting SSi, su director, Ramphy Rojas y otros ejecutivos de esa empresa (si los hubiere) de mi integridad física y la de mis hijas. Me amenazaron abiertamente por teléfono, y aunque Venezuela esté hecha una mierda, y aquí la gente quiera hacer lo que le dé la gana, eso no les da derecho a ustedes, Hosting SSi, a tratar de amedrentarme así. Que sirva este post como prueba fehaciente de mi testimonio, en caso de ser necesario. No tengo por qué mentir ni calumniar respecto a algo tan serio como el SERVICIO que ustedes intentan (evidentemente ya no pueden) ofrecer. Si ustedes me hubieran llamado sólo para informarme la falla en sus servidores, yo ni me hubiese tomado la molestia de escribir estas líneas, ¡pero se pasaron de la raya! Aguanten su palo de agua en las redes. Sé que este post indexará adecuadamente, para que cuando la gente busque “hosting SSi” o “hosting en Venezuela” se consigan con esta perla…

Y por cierto, uno pasa semanas y hasta meses con las páginas caídas en Hosting SSi y no te hacen reembolso de dinero. ¡Estafadores es que son!

¿Que si el cliente siempre tiene o no la razón? ¡No lo sé! Ese es otro tema que da para un debate interesante. Lo que sí es cierto es que los clientes por lo menos una respuesta satisfactoria se merecen. Ignorarlos, no informarlos o dejarlos a la expectativa cuando las cosas no van bien es tanto o más nefasto que darles un servicio de mala calidad. Y amenazarlos… ¡PEOR! Definitivamente a estos ineptos de Hosting SSi les sobró mierda de su propia cagada para echársela ellos mismos encima.

También,semanas después de la llamada amenazante de Ramphy Rojas, este imbécil me escribió por Facebook, para preguntarme qué era lo que pasaba, y qué podía recomendarle yo para que ellos, Hosting SSi puedan mejorar su servicio. ¿Mi recomendacón? ¡CIERREN ESA MIERDA! (Tengo guardadas capturas de pantalla de esa conversación, por si acaso).

¿Y cuál fue el aprendizaje de todo esto? Puedo decir que varios:

  • No contrates hosting en Venezuela, TODOS son revendedores.
  • Haz un esfuerzo y reúne o consigue unos dolaritos y paga un buen hosting fuera del país.
  • Lo barato sale caro, y más cuando de tu empresa se trata. ¡No escatimes en este sentido!
  • Las empresas mamarrachas, como Hosting SSi, saben que en este país a la gente le da ladilla denunciar ante los entes legales y judiciales (porque no funcionan), por esta razón abusan y amenazan.
  • Otro problema de las empresas en Venezuela: no son constantes; hoy te ofrecen una buena calidad o atención, pero mañana ya no.
  • Ahora yo sé mucho más del tema que hace 3 años atrás. Y de hecho, tengo un proyecto en mente relacionado con esta área. ¿Quieres asesoría en el área de hosting y diseño web? ¡Contáctame!

Así que ya saben: ¡No contraten a Hosting SSi! ¡NO SIRVEN!

NOTA IMPORTANTE: Semanas después de escribir este post, e investigando un poco más acerca de Hosting SSi, me enteré de que ellos son unos simples resellers (revendedores) de hosting. Ellos ni tienen data center, ni servidores, ¡ni nada! De hecho, averiguando en profundidad al respecto pude determinar que en Venezuela sólo hay una empresa real con data center y servidores físicos ubicados en territorio venezolano, y esa empresa es DycoHost, ubicada en Valencia, estado Carabobo. De resto, TODA empresa venezolana de hosting que se quiera hacer pasar como un verdadero data center, con servidores e infraestructura propia, te está mintiendo, ya que NINGUNA EMPRESA VENEZOLANA, repito, posee servidores ni data center propio. (A menos que hablemos de CANTV, pero ese es otro tema).

De igual forma, agradezco esta pésima experiencia con Hosting SSi y las empresas de hosting “en Venezuela”, porque me ha hecho aprender y documentarme mucho del tema, y desarrollar un proyecto personal en el que estoy trabajando y del que pronto podrán enterarse todos mis lectores y seguidores por las redes sociales.

Aprovecho la oportunidad para pedir disculpas públicamente a todas las personas a las que embarqué, recomendándoles que usaran los pésimos servicios de esta patética “empresa de hosting” como lo es Hosting SSi. Sin duda alguna que este episodio ha sido todo un aprendizaje para ustedes, que confiaron en mi palabra y en mala hora contrataran ese paupérrimo servicio, pero principalmente para mí.

¡Gracias por todo (lo malo), Hosting SSi!

@gordonesroo
@gordonesroo
Bloguero, Social Media Manager, Diseñador Web, Consultor en Marketing Digital y Emprendedor. Fanático de la tecnología, adicto a la información, maniático con la ortografía y WordPress Lover. Mis escritos siempre llevan mi opinión personal, mezclado con humor negro, sátira, sarcasmo... ¡y siempre libre de eufemismos!