¿Y si hubiera ganado Frijolito?

El 6 de diciembre de 1998 se celebraron elecciones presidenciales en Venezuela, en las que el pueblo eligió a Hugo Chávez, quien obtuvo 56.20% de los votos, superando con un amplio margen a sus contendores: Henrique Salas Römer (39,97%) e Irene Sáez (2,82%).

Chávez a mediados de 1997 no alcanzaba ni siquiera el 10% de las preferencias electorales, pero antes y durante la campaña presidencial ese panorama electoral cambió.

Semanas antes de las elecciones, los dos partidos tradicionales de Venezuela, Acción Democrática y COPEI, retiraron su apoyo a sus respectivos candidatos, (Irene Sáez por COPEI y Luis Alfaro Ucero por AD) para así pasar a apoyar a Henrique Salas Römer, y evitar la victoria de Hugo Chávez. No obstante, estos esfuerzos serían inútiles debido a la victoria de Chávez, marcando el final del predominio de los partidos tradicionales en Venezuela, AD y COPEI.

chavez elecciones

Los que tenemos un poquito más de memoria y conciencia política seguramente recordamos las elecciones del 98, en las que Frijolito (Salas Römer) fue el aparentemente derrotado y un Chávez con 40 kilos menos y con un guardarropa sacado de Pepeganga enarboló la bandera de la victoria.

Pero no te dejes engañar. Ese fatídico día hubo un único perdedor: el progreso del país.

No fue casualidad que apenas ganó Chávez sucedió la tragedia de Vargas. Esa fue la mejor premonición divina que hayamos podido tener de lo que se nos venía encima. Y así, hemos vivido 17 años de tragedia en tragedia, de escándalo en escándalo, de show en show… sin que nadie haga algo para acabar con esta pesadilla. Pareciera que estamos como procesión de borracho: un pasito pa’lante y dos pa’tras…

Pero, ¿Qué hubiese pasado si Chávez no hubiera sido el ganador de esas elecciones? ¿Nunca te has hecho esa pregunta?

Seguramente tendríamos ahorita la nevera repleta de comida (sin ser bachaqueros). Tendríamos todo el día (todos los días) luz en la casa. Yo no hubiese tenido que salir de mis gatas por la escasez de comida para mascotas.

No existirían Dólar Today, ni El Chigüire Bipolar, ni TVes, ni CADIVI, CENCOEX ni nada de esa mierda.

De hecho, Venezuela se llamaría simplemente así: Venezuela. Tendríamos 7 estrellas en la bandera y el rojo sería exclusivamente un color que nos recordara la sensualidad… no el mamarrachismo actual.

Seguiría RCTV al aire, veríamos todos los lunes La Rochela…

Usaríamos los dólares como nos diera la gana… comeríamos Oreo y Nutella sin remordimiento alguno. No tendrías que vivir con tus padres o tus suegros, porque ya tendrías casa y carro… ¡sin ponerte una franela roja!

Probablemente hasta seríamos esa potencia que tanto nos han prometido… ¿Quién quita?

PDVSA y SIDOR seguirían siendo empresas modelo, de reconocida y envidiada trayectoria internacional, y sería un orgullo ser empleado de allí.

No conoceríamos la palabra PRAN… (Ni a Iris Varela). Pero mucho más importante: el encuentro más cercano que recordaríamos haber tenido con un chófer de MetroBus sería cuando le pagamos el pasaje… nada más.

O, si Chávez no hubiese ganado esas elecciones del 98… ¿Estaríamos peor?

@gordonesroo
@gordonesroo
Bloguero, Social Media Manager, Diseñador Web, Consultor en Marketing Digital y Emprendedor. Fanático de la tecnología, adicto a la información, maniático con la ortografía y WordPress Lover. Mis escritos siempre llevan mi opinión personal, mezclado con humor negro, sátira, sarcasmo... ¡y siempre libre de eufemismos!